¿Vives en modo multifunción?

¿Te has dado cuenta que la mayor parte del tiempo has estado viviendo en modo multifuncional? Por ejemplo en casa cuando estás pasando tiempo con tu familia, simultáneamente estás viendo una serie de Netflix y respondiendo a los mensajes del whatsapp.

Incluso en la calle cuando sales a pasear, o simplemente a cenar por ejemplo, generalmente es muy importante estar preocupadx al mismo tiempo de tomar muchas fotos para subirlas a todas tus redes sociales, e inmediatamente comenzar a responder a los likes y comentarios.

En este momento en el que estamos afrontando la pandemia del Coronavirus, muchas personas quizás se sienten confundidas. Prácticamente el mundo nos está pidiendo que nos quedemos en casa y nos detengamos por algunas semanas.

Si no está en tu control cambiarlo, ocúpate en lo que si

Hay sucesos que no podemos controlar. No hay mejor ejemplo que la situación que vivimos actualmente a nivel mundial y no me refiero sólo al virus, sino a todas sus consecuencias. Como los despidos masivos, personas deprimidas por el encierro, la economía cayendo.

En esas cosas que no están bajo tu control, definitivamente no vale la pena gastar tus preocupaciones, pensamientos y sentimientos durante mucho tiempo. En la entrada anterior hablamos de la utilidad del miedo y sus derivados como la preocupación, pero de que no es bueno dejarnos dominar en todo momento por estos sentimientos.

Entonces, de las cosas que sí están a tu alcance modificar, son en las que debes preocuparte y además ocuparte. Invierte todas tus energías en ello, no desperdicies tus balas en el objetivo incorrecto.

Foto de Daria Shevtsova en Pexels

Dedica tu energía en una cosa a la vez

Hoy el mundo te quiere en casa. Aprovecha esta situación en la que nos vemos forzados a estar, para sacar de ella algo productivo y aprende a dejar de vivir en el modo multifuncional del que te hablaba al principio.

Enfócate y dedica tu energía en una sola cosa y trata que sea algo que te haga convertirte en una mejor persona. Adquiere una nueva habilidad, lee un libro, aprende a preparar una receta, agrega un nuevo buen hábito a tu vida (ejercicio, meditación, lectura, yoga, alimentación saludable).

Tienes mucho tiempo a tu disposición y naciste en una maravillosa época en la que gracias a internet tienes acceso a poder lograr todo esto, incluso de forma gratuita. Esta es una de las muchas razones por las que amo ser un millennial.

Si una vez que haya pasado todo esto, no has sumado algo para mejorar tu “yo” al menos un poco más, entonces nunca fue falta de tiempo lo que antes no te permitió lograrlo. En realidad, siempre fue la falta de ganas de hacerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *