¿Cómo crear hábitos?

Era casi una década lo que había transcurrido desde que deje de ejercitarme de manera constante. Durante este tiempo fueron varios recibimientos de año nuevo en los que me hice la típica promesa de: “este año si retomaré el ejercicio”. No más de 3 veces intenté cumplir esa promesa, pero con intentos fallidos que terminaron en uno o dos meses.

Cuando realmente cumplí ese objetivo no fue necesario esperar al primero de enero, de hecho empecé en el mes de octubre. Y no tuve ningún temor de que me viera tentado a renunciar, porque simplemente ya era un hábito que había logrado desarrollar en mi vida.

Allí se encuentra la clave para lograr cumplir cualquier objetivo que te propongas. Porque esto obviamente no es sólo la respuesta para los que buscamos estar en forma o vivir más sanos, literalmente puede ser usado para todo lo que te plantees conseguir.

Debes identificar que hábitos necesitas

Ya sea que desees escribir ese libro que tenias planeado desde siempre, iniciar tu emprendimiento, correr un maratón, aprender un nuevo idioma, convertirte en un mejor empleado, irte de vacaciones a ese país que siempre soñaste. Tan sólo necesitas de un plan y estudiar cuales son esos hábitos que debes agregar a tu vida para lograrlo.

Te pondré nuevamente mi propio ejemplo. Llevaba ya dos años desde que me mudé a un nuevo país (Chile para ser específico). Debido a mi nueva forma de alimentarme, a mi empleo en el que comía de forma abundante y muchos postres al día, subí unos 12 kilos de mi peso promedio.

Foto de Valeria Boltneva en Pexels

Además de esto, cada día al levantarme sentía muchos dolores de espalda y de tan sólo subir unas escaleras ya me sentía agotado. Quizás tenga que ver con pisar mi tercera década, o por llevar casi 10 años sin ejercitarme, o la combinación de todo eso con mi mala alimentación. Era primera vez en mi vida que experimentaba estas situaciones.

Como te imaginarás todo esto fue la causa de querer desarrollar el hábito del ejercicio constante. Pero no sólo ese, la lista de “mis hábitos por agregar” también incluyó comenzar a alimentarme de forma más saludable, mejorar mis periodos de descanso y sueño, utilizar la bicicleta como transporte. Todos estos hábitos con un fin que de verdad me entusiasmaba, que era sentirme y verme más saludable. Y una meta que te motive desde el fondo de tu corazón, es el mejor método para iniciar.

Para iniciar un nuevo hábito

La manera en la que comencé a llenar mi vida con buenos hábitos la tome de las ideas plasmadas en “El gran libro de los hábitos zen”, de Leo Babauta. Él es un escritor y creador de uno de los blogs sobre minimalismo de mayor éxito: Zen Habits. Uno de los 25 mejores blogs del mundo,según la revista Time.

Su libro fue de gran inspiración, pero además de esto me dejó un gran aporte. Su método para desarrollar nuevos hábitos hasta el momento no me ha fallado y aparte, es un sistema muy simple. Puedes ponerlo en práctica ahora, apenas termines esta lectura.

No puedes pensar que si hoy decides que tu meta es escalar el Everest, mañana saldrás y llegarás a la cima sin dificultades ¿verdad? Lo mismo ocurre con algo tan simple como, por ejemplo, agregar a tu vida el hábito de comenzar a despertar más temprano.

Yo personalmente me puse la meta de comenzar a despertar a las 05:30 de la mañana, cuando generalmente me despertaba a las 7. Quería aprovechar ese tiempo extra para ejercitarme, meditar y escribir un poco, antes de comenzar con las obligaciones de mi hija y el trabajo.

Podría ese mismo día haber programado la alarma a las 05:30 en vez de las 07:00, pero lo más probable es que me hubiese aburrido o agotado a las semanas. Entonces programé mi despertador para las 06:55 durante dos días, luego para las 06:45 durante el resto de la semana y así fui avanzando progresivamente. Hasta que un día, casi sin notarlo, ya me despertaba a las 05:30, incluso a veces antes de sonar el despertador.

Es más importante iniciar que ver resultados

Lo importante es iniciar con poco pero siendo constante, para que tu cerebro vaya programándose en el hábito. No importa si no hay ningún resultado visible al principio, sólo con acostumbrarte a hacerlo diariamente, con poco esfuerzo habrás avanzado un paso gigante.

En el momento que aprendí esto, inicié con 1 minuto de flexiones o abdominales y 30 segundos de meditar. Hoy, cada mañana desde las 05:30, disfruto de 30 minutos de ejercicio en casa y 15 minutos de meditación. Ya no existen los 12 kg de sobrepeso y me siento con mucha más energía.

Probablemente son mejores resultados de los que habría logrado al haberme inscrito en un gimnasio, forzarme a rutinas pesadas desde la primera semana y haber renunciado al par de meses como en otras ocasiones, ¿no crees?.

¿Qué tal si ahora mismo comienzas con un par de sentadillas, o pones tu despertador de mañana para un par de minutos antes, o decides restarle un par de minutos a las redes sociales,o quizás fumarte un cigarro menos que ayer?

Comienza ahora , no importa si no sabes cual será el resultado exacto, hoy es un buen día para empezar. Todo aquello que conoces que resultó siendo un gran éxito, comenzó siendo un pequeño primer paso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *